La bardana es una planta bien valorada en fitoterapia por sus virtudes desintoxicantes y antibacterianas, no suele faltar en las fórmulas depurativas, como un apoyo esencial para la salud de nuestro cuerpo.

Propiedades de la bardana 

La mayor cantidad de nutrientes alojados en la bardana se encuentran específicamente en la raíz de la planta. De modo que esta parte es la que se utiliza en la mayoría de remedios caseros que se realizan con ella.

La primera cualidad de la bardana se trata de una planta con propiedades depurativas y antiestringentes, es un excelente producto para cuidar la piel.

La bardana puede ser fácilmente convertida en tónico mediante una infusión y se puede aplicar tanto para limpiar la piel, como para desinfectar heridas superficiales.

La bardana es un purificante natural del organismo, indicado para favorecer la eliminación de toxinas y para disminuir el volumen de ácido úrico y urea.

El tónico de bardana también pude ser utilizado para tratar todo tipo de hematomas leves.

Contiene muchos compuestos que tienen funciones antiinflamatorias, tan solo debes aplicarlo en la zona afectada y después de unos minutos la hinchazón habrá mejorado gracias a este remedio natural.

Precauciones con la bardana

La bardana es, una planta segura, pero al actuar a nivel hepático y renal, debes tener en cuenta determinadas medidas de precaución o contraindicaciones en su consumo:

  • Si eres hipertenso o sufres algún tipo de patología cardíaca, antes de iniciar un tratamiento con bardana, debes consultar con tu médico, para evitar posibles descompensaciones.
  • Por la presencia de taninos, no se recomienda en el embarazo y tampoco en el periodo de lactancia.
  • Al suponer un aporte importante de potasio, recuerda que su consumo podría potenciar el efecto de los medicamentos cardiotónicos.

Fórmula de herbolario

Tisana para tratar el acné: Una excelente fórmula de herbolario que combina, raíces de bardana y diente de león con zarzaparrilla y corteza de guayaco, todas ellas depurativas.

Cómo prepararla: Se toma una cucharada sopera rasa de la mezcla por cada vaso de agua. Se hierve unos cinco minutos y se deja reposar. Se tomará un vaso de la tisana antes de las comidas principales. 

Si te ha gustado nuestro artículo, no dudes en compartirlo.

Share This