¿Cómo podemos fortalecer nuestro sistema inmunológico para los meses de frío?

Aumentar las defensas de nuestro organismo se pone al principio de nuestra lista de prioridades con la llegada del otoño. Con el cambio de temperaturas y la llegada del frío debemos reforzar nuestro sistema inmunológico.

En esta época del año pueden bajarnos las defensas debido al estrés, los cambios frío-calor repentinos, las lluvias y los pies mojados. Mantener una alimentación sana ayudará a nuestro sistema inmune a evitar posibles resfriados.

“Unos hábitos de vida saludables pueden determinar el estado de nuestras defensas. Así, una alimentación equilibrada acompañada de unos correctos niveles de hidratación y ejercicio, pueden reforzar nuestro sistema inmunitario de manera natural”

Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD)

Es habitual que para aumentar nuestras defensas recurramos a los suplementos vitamínicos o a otro tipo de medicamentos. Pero hay que tener en cuenta que podemos poner a punto nuestras defensas de forma natural, con una alimentación bien equilibrada, y escogiendo los alimentos con micronutrientes necesarios que nos ayuden a fortaleciendo nuestro sistema inmunológico.

Os hemos preparado una lista de alimentos que reforzarán vuestro sistema inmune:

  1. Vitamina C: los cítricos (limón, naranja, pomelo), las coles (brócoli, kale, coliflor), las hojas verdes, los kiwis, los frutos silvestres.
  2. Carotenos: los encontraremos en vegetales de colores rojo, naranja, amarillo y verde intenso sobre todo como la col kale, espinacas, pimientos, zanahorias y calabazas.
  3. Flavonoides: que encontremos en alimentos como los pimientos, el chocolate, las coles de Bruselas, espinacas y ajo.
  4. Zinc: chocolate negro, pipas de calabaza, semillas de sésamo o tahini.
  5. Selenio: pipas de calabaza, nueces de Brasil, arroz integral o avena.
  6. Ácidos Grasos Esenciales (Omega-3): chía, semillas de cáñamo, nueces, semillas de lino o algas.
  7. Probióticos: si tu flora intestinal está equilibrada tu sistema inmune se fortalecerá. Alimentos como el chucrut, kimchi, el té kombucha o kéfir de agua.
  8. Evita azúcares refinados, ya que estos debilitan el organismo.
  9. Reduce tu exposición a toxinas consumiendo productos ecológicos y eliminando los procesados. Si tu cuerpo debe gastar energía procesando estás toxinas, le quedará menos para batallar contra los gérmenes.

Pero no debemos olvidar otros pilares igual de importantes para reforzar nuestras defensas como son el ejercicio físico y el bienestar emocional, pues son parte esencial para que nuestro sistema inmunológico funcione correctamente.

Si nos encontramos en momentos emocionales intensos, no descansamos el tiempo necesario, o nos sentimos con una condición física mas bien debilitada, deberemos poner manos al asunto lo antes posible. Estos factores nos debilitan las defensas y hacen que seamos más propensos a resfriarnos.

ELIMINA EL ESTRÉS

Los estudios no dejan de corroborar la relación directa que hay entre altos niveles de estrés y la supresión del sistema inmune. Además el estrés crónico aumenta la presión arterial, los niveles de azúcar en sangre y altera el sistema hormonal, haciendo constante la segregación de cortisol, adrenalina y endorfinas, lo que podría conllevar a sobrepeso.

DUERME

La ciencia demuestra que, cuando vamos faltos de sueño, tenemos tendencia a consumir alimentos no tan saludables como la cafeína o bebidas e ingredientes azucarados. El azúcar alimenta el sobrecrecimiento de la candidiasis, desequilibrando la flora intestinal y debilitando nuestras defensas.

MUÉVETE

Practicar deporte de forma regular aumenta las defensas. Aún no está del todo claro la causa pero este hecho se asocia a que la subida de temperatura al practicar deporte combate algunos gérmenes, o que la actividad física reduce los niveles de estrés, el sudor ayuda a eliminar bacterias y toxinas del cuerpo y estimula una mejor circulación sanguínea. Así que ya lo sabes, practica yoga, haz caminatas a paso ligero, excursiones por la naturaleza, monta en bici… Ahora, una advertencia: sobrecargar el cuerpo con mucho ejercicio puede debilitar el sistema inmune, así que ya sabes, todo en exceso es malo.

HIDRÁTATE

Una ingesta de líquidos adecuada es fundamental para mantener una buena hidratación en caso de resfriado. De esta forma se evita que las mucosas se sequen y se favorece la fluidificación de las secreciones. Asimismo, es recomendable incluir en nuestra dieta bebidas calientes como caldos, sopas e infusiones, además de zumos naturales de limón y naranja, ya que pueden ser una forma apetecible y reconfortante de tomar la cantidad de líquido necesaria.

¡SUBE LA TEMPERATURA!

Algunas hierbas y especias tienen un efecto termogénico dentro del cuerpo, esto quiere decir que sube la temperatura interna, estimula la circulación sanguínea y acelera el metabolismo, tres factores que afectan positivamente al sistema inmune y que pueden ayudarte a combatir los resfriados si los añades a menudo en tus platos o infusiones.

  • Equinacea
  • Cúrcuma
  • Pimienta de Cayena
  • Canela
  • Jengibre
  • Cardamomo
  • Clavo

Si cuidamos de nuestro cuerpo con una buena alimentación y hábitos saludables crearemos un “terreno” nada propicio para que los gérmenes aniden y le estaremos dando a nuestro organismo las herramientas necesarias para tener las defensas a punto de batalla.

Si te ha gustado nuestro artículo, no dudes en compartirlo.

Share This